LUZ Y CALVIN

Cuando unos de tus mejores amigos te dicen que se casan, lo primero que piensas es…¿Cómo será su boda? de muy poco podemos presumir, pero sí de amigos. En la pandilla somos bastante variopintos. En este caso, una arquitecta y un guitarrista profesional de flamenco, y sí, americano. Cuando Luz me dijo que se iba a poner el vestido de su madre, nunca llegué a pensar que terminaría siendo lo que podéis ver a continuación. Si a esto le sumas que estuvieron cuatro días cocinando y acondicionando un pedacito de bosque en la sierra de Madrid, el resultado es increible.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookShare on Google+